Google, Apple, Facebook, Amazon. ¿Qué tienen en común? Fácil, todas nos están robando

Publicado el 10 de noviembre de 2012 a las 20:54

6


Nos encantan sus productos y servicios, que forman parte ya de nuestras vida diaria. Representan la modernidad, un futuro mejor para todos nosotros. Admiramos a sus fundadores y directivos. En definitiva, somos fans de estas compañías más que meros clientes.

Y el pago que recibimos por todo ello es el mismo: nos roban. Sin nocturnidad pero con alevosía.

Google, Apple, Facebook, Amazon. Todas ellas especialistas en el innoble arte de la ingeniería fiscal. Campeones a la hora de esquivar el pago de los impuestos que legítimamente corresponde a la actividad que desarrollan en nuestro país.

Unos impuestos que, no olvidemos, son los que deben contribuir a sostener nuestra sanidad, nuestra educación, y, en definitiva, todos los servicios sociales que presta el Estado. Frente a este deber, unas estructuras artificialmente creadas en paraísos fiscales con el fin de eludir el pago de tributos hasta el extremo de que todos estos gigantes, con cifras de negocio en España de varios cientos de millones de euros cada uno de ellos, declaran beneficios insignificantes o incluso pérdidas en el colmo de la desvergüenza tal y como ha hecho recientemente Google o no hace tanto Apple. Vamos, que la declaración hasta les sale a devolver.

A nadie le gusta pagar impuestos. Pero es una obligación que no puede eludirse si queremos aspirar a una sociedad mejor, más igualitaria, en la que todos y cada uno de nosotros tengamos garantizados una serie de servicios esenciales. Y en un momento como el que vivimos, más que nunca. Porque esos impuestos que estos señores dejan de pagar son los que podrían evitar que el centro de salud de tu localidad cierre, que el sueldo de funcionaria de tu novia se vea recortado o que el coste de la matrícula universitaria junto a la retirada de las becas impidan a tu hermano pequeño acceder a una educación superior.

No somos los únicos, pero en otros sitios ya están empezando a tomar medidas; Francia, por ejemplo, exige a Google más de mil millones de euros en impuestos evadidos mientras que las autoridades tributarias de Reino Unido interrogarán a responsables de Google, Starbucks y Amazon acerca de sus irrisorios pagos en conceptos de impuestos durante los últimos tres años. Aquí se agitó un poco el árbol pero no se han vuelto a tener noticias al respecto. Cuando a diario hemos de sufrir nuevos recortes en las prestaciones del Estado, no estaría de más que nuestro Gobierno tomase medidas enérgicas e inmediatas contra este expolio.

Y en contrapartida, no está de más que todos seamos conscientes de la ética y valores de estas compañías y de su nula implicación con este pequeño país tan distante de sus sedes centrales. Si todas las empresas afincadas en España actuasen del mismo modo, no habría rescate de la Unión Europea que nos sacara de esta. Tomemos nota de todo ello. Yo, al menos, lo he hecho.

Update: Algo empieza a moverse… Hacienda crea una oficina para frenar los abusos fiscales de las multinacionales.

Update2: Análisis en El País sobre cómo operan en España Apple, Google, Microsoft, Facebook, Yahoo, Amazon y ebay.