¿Qué es el tethering? O cómo aprovechar al máximo tu tarifa de datos en el móvil

Publicado el 24 de agosto de 2010 a las 12:14

4


Quizá estás esperando ese avión que sale con retraso; echando la tarde en el hotel; tumbado en el sofá en casa de la suegra sin saber muy bien qué hacer. Tienes tu portátil, pero no hay conexión WIFI y tu oftalmólogo te ha prohibido que te sigas dejando los ojos tratando de actualizar tu blog desde la blackberry. Afortunadamente, no todo está perdido: te queda el tethering.

Se conoce bajo este término a la operación de utilizar un dispositivo móvil (es decir, tu teléfono móvil) para proporcionar acceso a Internet a otro dispositivo (tu portátil). Esto es, utilizar la conexión de móvil para poder navegar desde tu ordenador.

No es ilegal, no es complicado y funciona. Además, en España, a diferencia de otros países, el servicio se presta gratuitamente (más allá del coste y límites de la tarifa de datos que tengamos contratado con nuestro operador móvil, loógicamente). ¿Se puede pedir más?

Curiosamente, poca gente hace uso de esta facilidad. Desconocimiento supongo. Personalmente la encuentro extremadamente útil y uso y abuso de ella, en particular viajes y durante periodos vacacionales, cuando no siempre tienes una conexión de red estándar a tu alcance.

La conexión en sí entre ambos dispositivos puede realizarse bien mediante bluetooth, bien a través de cable USB. La primera opción te proporciona la mayor comodida y te permite estar conectado en cualquier momento desde prácticamente en cualquier lugar (con tal de que tengas cobertura de datos en el móvil, lógicamente). La segunda alternativa requiere, evidentemente, que hayas tenido la precaución de tener a mano el cable, pero a cambio te proporciona una conexión más estable al tiempo que te evita el problema de la descarga de la batería del móvil.

Y la cosa funciona, no es un ADSL de 100 y obviamente no te servirá para descargarte la última temporada de Mad Men, pero te proporciona lo suficiente para navegar razonablemente bien. Para haceros una idea de las velocidades de descarga que se obtienen, normalmente suelo alcanzar los 100 Kbps vía bluetooth y los 300 Kbps mediante el cable USB. Lo dicho, puede parecer que no es gran cosa pero para navegar sin alardes es más que suficiente.

El proceso de configuración en sí es sencillo, pero depende del sistema operativo que tengas instalado en tu ordenador y del modelo de tu teléfono móvil, por lo que describir el proceso genéricamente es poco más ó menos que tarea imposible. Si estás interesado en probarlo encomiéndate a San Google ya que hay cientos de páginas que detallan los pasos a seguir para cada combinación posible. En todo caso, baste decir que en mi caso no me llevó más de un minuto empezar a navegar desde mi portátil utilizando la conexión de mi blackberry.

¿Estás pagando por una tarifa de datos en tu móvil? Exprímela.